Guia Natural de Salud


Caida del Cabello (alopecia) vs Hirsutismo

Añádenos a tus Favoritos
Envíalo a un Amigo
Suscríbete a Páginas Informativas
Escribe a la Dra. Comas

La caida del cabello se manifiesta como una pérdida masiva y rápida del mismo.

El hirsutismo es un trastorno clínico femenino, que se refiere a la aparición de pelo duro
en áreas donde normalmente no existe ese vello en la mujer.









Introducción:

No todas las caídas de pelo son iguales
Se calcula que el cuero cabelludo contiene aproximadamente alrededor de 100 mil cabellos,
de los cuales, en promedio, unos 100 se eliminan diariamente.
La velocidad de crecimiento del cabello maduro es de 0,37 milímetros cada 24 horas.
Contrariamente a lo que se cree, ni el afeitado ni la menstruación tienen relación con la velocidad de crecimiento del pelo.
El proceso de formación y degeneración del cabello fisiológicamente se encuentran en un equilibrio
(etapa anágena y telógona, respectivamente).
Cualquier alteración de este proceso provoca una caída del pelo mayor a la producción y
se manifiesta como una pérdida masiva y rápida del mismo.

Definición:

La alopecia es la caída rápida y completa del cabello, en placas o en forma difusa,
y afecta a personas de cualquier edad y sexo.

Clasificaciones frecuentes asociadas al diagnóstico alopecia:

Efluvio en telógeno.
Es la pérdida de cabello precoz y en masa que ocurre en folículos maduros.
Se observa después del parto, por traumatismos sobre una cabellera normal (cirugías, fiebre, fármacos).
Tiene un período latente de entre dos y cuatro meses.
La caída es difusa y si se actúa a tiempo en pocas ocasiones causa una reducción visible del volumen del cabello.
El diagnóstico se justifica cuando el porcentaje de pérdida del cabello es superior a un 25 por ciento.

Efluvio en anágeno.
Se presenta luego de la aplicación de terapias anticancerosas.
Los tallos pilotos se adelgazan bruscamente, se superficializa el folículo, y se rompen y se caen todos a la vez.

Existe otro tipo de caída de pelo en las mujeres:
Hay un patrón de caída de cabello de tipo androgenético, es decir, hormonal y genético.
A pesar de no existir niveles elevados de testosterona en las mujeres, se observan excesos de
andrógenos a través del hirsutismo (exceso de vellosidad en el cuerpo) y acné.
La terapia indicada es la antiandrogénica.

¿Se puede revertir la alopecia?
En términos generales, los resultados son eficaces en la medida de que el diagnóstico y el inicio de la terapia sean precoces.
De lo contrario hay otras técnicas, pero no de recuperación del pelo propio.

Causas de la caída de cabello
 
Genética: ocurre en la mayoría de las personas que pierden el cabello antes de lo deseado.
La caída del cabello, al igual que el color de ojos, es un rasgo hereditario.
Durante la  gestación, los folículos pilosos están siendo genéticamente codificados.
Si los genes responsables de la caída del cabello se encontraban presentes, provocaron que
los folículos pilosos de la parte superior de la  cabeza fueran sensibles a la hormona dihidrotestosterona,( DHT)
estos folículos quedaron desde entonces predispuestos a debilitarse durante la vida adulta.

Lamentablemente, una vez que este proceso genético comienza, continúa durante toda la vida.
A medida que los cabellos producidos por folículos cada vez más débiles se vuelven más finos,
pierden su capacidad de alcanzar un largo normal.
De esta forma, lo que en un principio se reconoce como un "afinamiento del cabello" o un "retroceso de la línea frontal",
avanza hasta convertirse en calvicie cuando los folículos finalmente detienen por completo la producción de cabello.
 
Al contrario de lo que comúnmente se cree, la caída del cabello no está provocada por desatención en su cuidado.
Es importante entender que, salvo muy pocas excepciones, los folículos de nuestro cabello vivirán
o morirán exclusivamente de acuerdo a su codificación genética.
La ciencia médica está aún investigando los procesos bioquímicos que se producen en los folículos pilosos
para poder comprender completamente su metabolismo.

Diferencias de la caida del cabello entre los hombres y las mujeres:

Si bien la caída del cabello o alopecia es una patología típicamente masculina,
las mujeres también pueden verse afectadas por ella.
En efecto, y cada vez más por el ritmo de vida y el estrés dominante en la cultura occidental contemporánea,
las mujeres sufren la pérdida de uno de sus atributos estéticos por excelencia: el cabello.
 
Pero la caída del pelo tiene claras diferencias en hombres y mujeres.
Esto se debe a las particularidades que les confiere la acción de las hormonas sexuales,
base de un cúmulo de procesos que se desarrollan en formas diferentes en el organismo masculino y femenino.

La primera de las diferencias, es que la alopecia femenina tiene dos etapas críticas de presentación durante la vida.
Estos momentos están, en efecto, marcados por un funcionamiento hormonal propio
( en el periodo post-parto y en la menopausia)

La caída del cabello es bastante frecuente de observar en mujeres en periodo post-parto.
El reordenamiento hormonal provocado por la función de la procreación afecta en muchas mujeres la salud capilar,
aunque no de manera permanente.
En los 3 a 6 meses que siguen al alumbramiento, este trastorno tiende a regularizarse,
y el cabello de la mamá vuelve a gozar de la buena salud y belleza acostumbradas.

A diferencia del primero, el efecto del segundo periodo crítico -la menopausia- es mucho más profundo,
ya que los cambios hormonales que se producirán en esta época serán definitivos.
La pérdida de la capacidad de procrear va acompañada de toda una reestructuración del equilibrio hormonal
a fin de que cese la menstruación y el organismo femenino deje de estar preparado para el embarazo,
el alumbramiento y la lactancia.
Esta pérdida puede acompañarse de un debilitamiento y caída del cabello que pueden resultar alarmantes.
Sin embargo, también aquí debemos decir que con el tiempo el equilibrio tiende a resurgir y
la mujer puede conservar una buena salud capilar.
Cuando la irrigación sanguínea en el cuero cabelludo es normal, el pelo vuelve a crecer sano y fuerte,
cumpliendo su ciclo natural.
Sólo en algunos casos los efectos de estos cambios hormonales pueden ser más permanentes, ya que actúan como desencadenantes de una predisposición individual y familiar a la alopecia y situaciones de estrés.
 
Algunos anticonceptivos pueden producir la pérdida del pelo, por lo que se hace recomendable cambiar el método ante los primeros síntomas.
La otra gran diferencia entre la alopecia femenina y la masculina es la localización de las áreas
desde las cuales se produce la caída del cabello.

En el hombre, estas áreas están bien definidas, consistiendo en las típicas "entradas"
a los laterales superiores de la frente y la coronilla, el punto más alto del cráneo.
Por lo general, los laterales de la cabeza alrededor de las orejas, y la zona de la nuca permanecen cubiertos
y el cabello crece en estas localizaciones en forma abundante y con buena salud.
Esto permite el desarrollo de técnicas de auto transplante capilar de éxito creciente.
En cambio, la pérdida de cabello en la mujer no respeta este esquema, sino que afecta a la totalidad del cuero cabelludo.
El pelo comienza a ralear en forma general, no permitiendo la diferenciación de las zonas en las que
dividíamos el cráneo del varón. Esto dificulta las técnicas de auto transplante,
ya que no existe una zona saludable capaz de actuar como "donante" para otras partes del cuero cabelludo.
Como contrapartida, la mujer puede recuperar mucho más fácilmente su pelo que el hombre a lo largo de su vida.


¿Qué es el hirsutismo?

El hirsutismo es un trastorno clínico femenino, y se refiere a la aparición de pelo terminal, duro y pigmentado,
en áreas donde normalmente no existe ese vello en la mujer.
Son zonas consideradas sensibles al estímulo androgénico y, por lo tanto, con un patrón de distribución masculino.

Es necesario diferenciar al hirsutismo de la hipertricosis, que es la aparición de pelo en zonas no sensibles a dicho estímulo, relacionada frecuentemente con el uso de medicamentos o factores genéticos.

Es un motivo de consulta muy importante, ya que estas mujeres no sólo manifiestan preocupaciones cosméticas
sino también otras, relacionadas con la posibilidad de padecer trastornos endocrinos graves.
A menudo se asocia con trastornos en el ciclo menstrual, lo que refleja que existe una estimulación androgénica excesiva.
En la consulta se debe realizar un interrogatorio, además de un examen físico y químico (laboratorio hormonal) para poder establecer las posibles causas del trastorno.

Tratamiento:

Con respecto al tratamiento, el objetivo es interrumpir los mecanismos que conducen a un aumento
 de las concentraciones de andrógenos.
Existen diferentes tratamientos que dependen de las causas, de la clínica, la edad, y el consentimiento de la paciente.

Las causas pueden ser: aumento de la producción de andrógenos en el ovario y/o glándulas suprarrenales,
reducción de la unión de la testosterona a las proteínas plasmáticas, y aumento de la actividad de la alfa 5 reductasa.

Convencional:
El tratamiento médico consiste en el uso de anticonceptivos orales, o asociación de etinilestradiol asociado a ciproterona,
o drogas de efecto antiandrogénico.
Antes de considerar un tratamiento de este tipo, es necesario establecer un diagnóstico diferencial exacto
para poder indicar una terapéutica adecuada, por ejemplo en pacientes con tumores o alteraciones de las enzimas adrenales.
La duración del tratamiento depende de la gravedad del cuadro clínico y del grado de respuesta a la medicación.
Por lo general, el mismo debe realizarse durante varios meses.
El acné y la seborrea suelen coexistir con el hirsutismo, y estos trastornos responden al tratamiento con mayor rapidez.
La eliminación mecánica provoca una mejoría en forma transitoria mientras que los fármacos disminuyen la neoformación.







Para mayor información:
Contacte a la Dra. Comas
tel: (416) 515-8493
e-mail: Dr-Comas@NaturalMedicineSolutions.com

Artículo Anterior
Hipotiroidismo
left arrow

Inicio de la Página
up arrow


down arrow
Volver a la lista de Artículos
right arrow Siguiente Artículo
Sobrepeso
y Obesidad